logo

Un deseo al soplar las 35 velas

Hoy cumplo 35 años.

No sé a vosotros, pero a mí me gusta celebrarlo en familia, con tarta de chocolate de postre, y soy de las que soplo las velas, no las de números, sino 35 velas.

Al final se canta ‘Cumpleaños feliz’ y ‘Por ser una chica excelente’, y fotos y regalos. Así ha sido a lo largo de estos treinta y cinco años, y por eso tengo fotos de cada uno de mis cumpleaños.

Me gusta más pensar en el año que empiezo que en el que acabo, pero este ha sido tan intenso para mí que no puedo evitar mirar atrás y recordar los buenos y malos momentos, porque he tenido de todo, y lo rápido que ha pasado.

Voy a dejar a un lado los malos, y me quedo con las dos tareas que ya han empezado a centrar mi tiempo y mis cinco sentidos: Ser madre y trabajar para mejorar Santander.

El día de mi presentación como candidata a la Alcaldía de Santander decía que si un criterio es bueno para la vida, lo es también para la política, y hacía un paralelismo entre mi nuevo papel de madre y la confianza que tengo en Santander y en los santanderinos.

Y así es, porque puedo educar a mi hijo en la queja, incitándole a echar la culpa a otros de todo lo malo que le suceda, o, sin embargo, puedo educarle en la responsabilidad, animándole a salir adelante por él mismo y confiando en sus capacidades.

Y yo confío tanto en la capacidad de Santander como ciudad y en el potencial de los santanderinos, que soy optimista en el futuro, y sé que dentro de unos años estaremos aún más orgullosos de ser santanderinos.

Sólo tenemos que desearlo y trabajar duro todos juntos para lograrlo.

Este año al soplar las 35 velas, además de salud para mi gente, tengo varios deseos para Santander que se resumen en uno.

Deseo que haya menos conflicto y crispación, que nos centremos en lo verdaderamente importante, que nos dediquemos a resolver los problemas reales de la gente, que pensemos en la ciudad por encima de intereses partidistas, que seamos austeros, que prestemos la atención que se merecen algunos barrios, que no perdamos el tiempo en polémicas que no aportan nada, que escuchemos más a los vecinos y que haya más participación.

En definitiva, porque como os decía todo se resume en una cosa: Deseo que, tras más de treinta años gobernando los mismos, los santanderinos decidan que ya toca un cambio en el Ayuntamiento de Santander.

¿Y tú?

Continue Reading →