logo

Lamentable accidente y falta de sensibilidad

Supongo que todos conocéis la historia de las compañeras que tuvieron hace unos días un accidente en la zona de la playa de El Camello de Santander. Tres compañeras de Chiclana, Marina, María del Carmen y Teresa, y nuestra concejala socialista en Astillero, Reyes García. De las cuatro, Teresa y María del Carmen han recibido ya el alta, pero Reyes y Marisa están todavía ingresadas. Yo he ido a verlas un par de veces a Valdecilla y la verdad es que el accidente ha sido muy grave y podría haber sido mucho peor.

Las compañeras se encuentran muy dolidas por la falta de sensibilidad del Ayuntamiento, y sobre todo enfadadas por la imagen que se ha querido transmitir al principio, casi como si el accidente hubiera sido culpa suya por haberse hecho fotos en ese sitio que, según el ayuntamiento, estaba claro que no era un lugar seguro; cuando, al contrario, ellas cuentan que no había ninguna valla de obra ni señalización ni nada, y la barandilla a primera vista estaba perfectamente: buena estética pero totalmente podrida por dentro.

Esto último me preocupa bastante porque puede haber más en mal estado, por lo que pido que se haga una revisión urgente de todas las barandillas para evitar más accidentes. En cualquier caso, ahora están más preocupadas en ponerse bien y recuperarse que en pedir responsabilidades.

En mi opinión, no hay derecho a que unas señoras tengan un accidente causado por el mal estado de una barandilla, y que nadie del Partido Popular en el Ayuntamiento de Santander haya pedido disculpas por no haber arreglado ese espacio deteriorado, y ni siquiera haya visitado a las mujeres en el hospital.

Es lo de siempre con el Partido Popular de Santander: excusas y falta de sensibilidad. Qué menos que una visita al hospital para interesarse por su estado, ¿no? Nada, solo hemos escuchado a la concejala de Medio Ambiente para decir que ellos no tienen la culpa. Nunca tienen la culpa de nada. Es indignante, la verdad.

Menuda imagen que damos a los turistas que vienen a visitarnos: barandillas que se caen, como en el caso de El Camello, o barandillas que se tardan meses en reparar como en la zona de el Chiqui.

Ha sido una desgracia muy lamentable, pero podía haber sido una desgracia aún mayor. A las mujeres les van a quedar secuelas, y espero que sean las últimas que tengan que sufrir las consecuencias del abandono del Partido Popular.

Continue Reading →